Ha nacido una flor. Su rostro como un pétalo nuevo, fresco, suave, delicado. Dos ojuelos sorprendidos que aún bizquean asombrados, una nariz algo respingona y una boquita de pitiminí.

Seguir leyendo “Una flor con nombre propio”