Un estrecho camino de tierra ante nosotros, una hilera de cañas a ambos lados. Sobre nuestras cabezas, un cielo enorme y azul. Inmenso. Solo cielo y cañas. Silencio. Un cri cri lejano. El primer calor de verano. La bicicleta avanza perezosa y gruñe. El aire respira pausado. Huele a tierra trabajada. Un poco antes hemos visto un enorme campo repleto de plantas de alcachofa. Se acerca un rugido lejano . Algo cruza nuestro camino unos metros por delante, también despacito. El rumor crece. Nos vamos acercando y ya divisamos con claridad el animalito temerario. “¡Es una tortuga! ¡Bru, hay una tortuga!”- grito para hacerme oír en el ya estruendo. “Un avióóóó”, grita el paquete tras mi asiento entusiasmado haciendo caso omiso al reptil con caparazón. Nos sobrevuela algún tipo de Boeing a poca altura proyectando una enorme sombra sobre nosotros. En efecto, estamos al ladito del aeropuerto de Barcelona. Estamos dando nuestro primer paseo a cuatro en bici por el delta del Llobregat.

El delta del Llobregat es una extensa planicie de cerca de 100m2 que se extiende alrededor de la desembocadura del río que lleva el mismo nombre, en el municipio del Prat de Llobregat. En su margen derecho se erige un paisaje singular que combina humedales, zonas agrícolas, playas vírgenes y pinedas y reservas naturales. Un entorno único muy cerquita de la ciudad de Barcelona y a tocar de mar, y que por su planicie es, además, perfecto para pasear en bicicleta en familia.

En bicicleta con niños en el delta del Llobregat

bici2Para alquilar las bicicletas optamos por Ciclistyc, por su ubicación es perfecta, ya que desde la misma tienda salen ya varios itinerarios con carril bici. Además, normalmente no hay problemas para aparcar en la misma calle. Nosotros reservamos dos bicicletas con un par de sillitas el día antes y no tuvimos ningún problema. Siempre es mejor llamar previamente y hacer una reserva para asegurar. Tienen modelos antiguos restaurados, y qué queréis que os diga, celebrar mi vuelta a los pedales en una BH clásica, fue todo un lujo. Estuvimos un par de horas de paseo e hicimos, en ida y vuelta, el itinerario marcado en azul, donde el punto rojo es Ciclistyc, y el lila es la entrada al parque. El itinerario en color amarillo al margen del río, es el del parque natural y que tiene que hacerse a pie.

delta llobregat en bici

Os dejo aquí el mapa completo para que veais todas las opciones posibles. La línea verde es el itinerario adaptado para bicicletas. No sé ve muy bien así que os recomiendo entrar en este link y descargaros el pdf.

El Prat en bici

Los espacios naturales del río Llobregat

Como veréis, en el delta hay varias reservas naturales. En esta ocasión, estuvimos en el parque que hay en la zona de la desembocadura. Como espacio protegido, es importante tener en cuenta que hay que dejar la bicicleta a la entrada. Ya tienen un lugar habilitado para ello, incluso alquilan candados, pero si tenéis intención de visitar este sitio –no os vais a arrepentir- traeros uno de casa o pedirla en la misma tienda de bicicletas.

bici4La reserva tiene una extensión de 145 ha y hay marcados diversos itinerarios, pero para que os hagáis una idea, en una hora y media a buen ritmo y haciendo paradas, se puede ver en su totalidad. Hay humedales y lagos en los que contemplar diversidad de aves, y también de tortugas. A lo largo del camino hay varias torres y también aguaits –casetas de madera con bancos y un mirador para contemplar las aves tranquilamente. Aquí tenéis todos los itinerarios posibles. Hay también un prado con caballos, tuvimos la suerte de ver un potrillo que solo tenía cuatro días de vida. ¡Los peques, encantados! Estando en el parque, dimos con un grupo que había estado rescatando tortugas de una charca . A raíz de esto, he estado mirando en la web y he visto que organizan un montón de actividades perfectas para acercarse a este entorno tan característico de una manera diferente y muy interactiva, en contacto con la naturaleza y su fauna. Os dejo aquí el enlace de las actividades que se pueden hacer en el espai natural del riu Llobregat.

Patos, aves, tortugas, humedales, acuífero… Con todo, os advierto ya que lo que van a recordar vuestros hijos es la posibilidad de ver aviones desde tan cerca. Bru estaba alucinado y la verdad es que impresiona. Hay incluso una zona habilitada con bancos para contemplar la llegada de aviones al aeropuerto, un espectáculo!

En bici con niños

Ya solo me queda anunciar, aquí, al final del post, que con esta entrada inauguro la serie de “En bici con niños”. Para nosotros, es este un momento muy esperado, de voler a subir a las bicicletas después de tres años de parada técnica. A otro ritmo, por supuesto, pero con las mismas ganas de conocer nuevos lugares sobre pedales y hacerlo, como no, en la mejor compañía posible.

bici1

Anuncios