¡Qué bonito es cuando te dicen que han pensado en tus hijos para hacer de pajes de boda! Inmediatamente te trasladas a esas páginas del Hola o el Lecturas, a las bodas reales, y ves a tu niño con sus bermuditas, repeinado, elegante… A tu niña con un lazo perfecto en la cintura, flores en la cabeza, un vestido de ensueño… Ambos sonriendo y tú, aún más, en una esquina de la iglesia… Sin embargo, a medida que se acerca el día señalado, te vas dando cuenta de que esta situación solo se produce en las páginas satinadas de las revistas de cotilleos. Que la realidad es que los días que pasan  juegan en tu contra en una gincana a contrareloj para hacerte con el vestido ideal sin arruinarte, conseguir que el modelo niño y niña conjunten, encontrar todos los detalles (siempre a conjunto)… Y después, por supuesto, empieza a olvidar tu papel de observadora sonriente en una discreta esquina de la iglesia. Mucho más probable es que acabes desfilando como un paje más en modo enanito para no destacar en altura y que hagas de todo menos poder disfrutar de la escena.

Por todos estos motivos es por lo que me he decidido a escribir este post que viene a contestar a la pregunta ¿qué hacer cuando me dicen que mis niños son pajes de boda? Lo primero de todo, no voy a privarte de la maravillosa imagen de revista que te comentaba y que a toooodas nos viene a la cabeza cuando nos comunican la maravillosa noticia. Disfrútala así, en tu cabeza, que es en el único lugar donde la vas a ver. Y ahora, vamos al tajo.

¿Dónde comprar un vestido de paje para niño o de dama de honor para niña?

Tengo que reconocer que os habla una madre anónima que solo compra ropa cuando es estrictamente imprescindible y lo hace bajo el criterio de lo que sea más resistente, rápido de comprar, versátil y combinable con todo, económico, que no sepa mal que se ensucie irreversiblemente y que no implique demasiada tarea de búsqueda por mi parte. En fin, que mis hijos pobretes, son un par de maniquíes de los básicos de H&M, por simplificar, mismo pantalón y misma camiseta en distintos colores.

Ahora lleva a esta misma madre, que soy yo, a escoger un vestido de paje y de dama de honor que den el pego. Una tragedia.

Por ir al grano, si tenéis que comprar un vestido de paje o de dama de honor para boda, no dudéis en comprarlo por internet. Llegué a esta conclusión tras recorrerme muchas tiendas y asustarme con los precios (de 70 euros no bajan). Comprar online este tipo de vestidos tiene dos ventajas: tienes todos los modelos y tallas para elegir (aquí no oirás un: “ai, se nos ha agotado, te tendría que mirar en otra tienda…”) y, super importante, muy interesantes descuentos.

Acabé comprando ambos trajes en Tizzas, que, de hecho, es la marca de El Corte Inglés para este tipo de vestidos. En internet estaban a mitad de precio y en una semana, ya los pude ir a recoger a la tienda. También es verdad que los compré en rebajas (no olvidéis esta maravillosa época para comprar, por favor!) pero, aún fuera de este periodo, tienen bastantes cosillas con descuentos importantes. En mi periplo me recomendaron y también estuve mirando otras webs. Las que más me gustaron fueron Neck and Neck y Gocco.

Los zapatos de las niñas apuntaban a un nuevo problema, ya que tenían que ser del mismo color que las bermudas del hermano. Buscaba algo sencillo pero de un color muy concreto, y no lo encontraba en ninguna zapatería. Así que, de nuevo buscando por internet di con Pisamonas. Tienen zapatos tipo Merceditas y bailarinas en diseños muy variados, acabados distintos y sobre todo, una amplia variedad de colores. Creo que esto último, así como la calidad y buen resultado que dan y un precio muy asequible (me costaron 15 euros cada par), hacen de Pisamonas el lugar ideal para encontrar zapatos de damas de honor.

Para los zapatos del niño, acabé optando por unos mocasines en El Corte Inglés, y lazos, medias y calcetines, lo compré en el barrio. Complementos que os puedan faltar como chaquetitas o abrigos, si creéis que no les vais a dar mayor uso, os recomiendo intentar aprovechar todo aquello que os puedan prestar.

Es fundamental para las damitas el toque final en el peinado. Aquí sí que no puedo ayudaros mucho porque Sol aprovechó, porque me hacía mucha ilusión, la coronita que llevó el día de su bautizo. Pero en cualquier sitio, o en el Corte Inglés encontraréis muchas opciones de flores y complemento. Solo un consejo: probar el peinado antes y no arriesguéis. Yo confié mucho en que los clips le aguantarían el creciente flequillo y en que ponerle la coronita sería tan fácil como cuando tenía un mes de vida, y me acabé pasando el día recolocando clips, escondiendo el flequillo cuando se acercaba una cámara a la nena, y poniendo otra vez la coronita de las… florecitas azules.

pajes boda enelsombrerodemama

¿Hay que preparar a los niños para ser pajes y damas de honor?

Sí, definitivamente, sí. Aunque sean pequeños, y con más razón por ese motivo. Se trata de una situación nueva, un lugar distinto, ellos van con una ropa extraña, sus padres también, hay una chica vestida de princesa detrás suyo y todas las miradas están fijas en ellos (tranquilos, por muy poco rato, tenéis la suerte de que detrás va la novia! 🙂 ). Así que es muy necesario explicarle días atrás, de hecho, desde que ya tienen el vestido a poder ser, qué va a pasar ese día, qué se van a encontrar, cuál va a ser su papel. A nosotros nos fue muy bien que vieran a la novia vestida de novia unas semanas antes, por ejemplo, para no tener el shok ese día (ese día lo que querían era jugar a esconderse en la cola… con eso os lo digo todo!). Si tenéis la iglesia o ayuntamiento cerca, es buena idea ir para que vayan haciéndose con el lugar.

Pero lo que va a ser fundamental en el día de la boda es su persona de referencia, normalmente, la madre. Va a ser vital que esa persona esté completamente pendiente de ellos, serena, tranquila, sonriente… Que les dé confianza y tranquilidad antes que nada, con su actitud, pero también con su gesto y su palabra. Y esa persona tiene que saber, también, adaptarse a los niños y a lo imprevisible que pueda pasar. Hay un plan de actuación, un plan de entrada. El nuestro era que yo estaba al final del pasillo indicándoles que vinieran hacia mí… Y acabé, como decía al principio, andando de cuclillas cogida de la mano de la niña, haciendo la entrada antes de la novia. Pues sí, y bien monos que estuvieron… O estuvimos! Si es que son niños… Y además, en este caso, y en todos, ya tienen al público ganado!

El papel que se les dé durante la ceremonia, además de la entrada, tiene que depender de su edad y capacidades. Esto es de sentido común, pero no está de más recordarlo, que a veces nuestra imaginación vuelve a esas páginas de revista que comentábamos y nos olvidamos de que esos príncipes y princesas son nuestros hijos, esos mismos a quienes nos cuesta controlar las tardes en el parque o a la hora del baño y la cena, no lo olvidemos!

Y ya para acabar, y sobre todo si quien se casa es alguien muy cercano, no está de más recordad que ellos no entienden lo que está pasando y se les hace todo muy largo. Preverlo. Si se les puede ahorrar la espera y que lleguen, directamente, cuando llega la novia, mejor que mejor. Si a media celebración tienen que salir con algún familiar a jugar al patio de fuera y a picar unos palitos (recordar también que seguramente su horario normal se vea alterado y tendrán hambre!), que lo hagan sin problemas. Son niños!

Y si un último consejo tuviera que dar de mi experiencia, en mi caso, me encontré que quise hacer  de hermana de la novia y de madre de los pajes a la vez  y que, al menos para mí, fue misión imposible. Quizás porque mis niños también son muy pequeños, porque la niña se había pasado la noche tosiendo y estaba muy flojita… En fin, que si os encontráis en la situación, considerar que ser la madre de los pajes ya es un papel en sí y sed realistas en cuanto a lo que podéis abarcar de apoyo y colaboración en otros aspectos de la boda.

Bueno, y hasta aquí lo que os puedo decir! He rajado mucho de que la realidad dista mucho de la imagen idílica que podemos tener de los niños pajes, pero la verdad, también, es que el recuerdo tiende a ella, y ahora, viendo estas fotos, solo puedo recordar lo monísimos que estaban mis peques!! Así que, solo animaros a hacerles muchas fotos o, si estáis muy liadas, que lo estaréis, pedirle a alguien que las haga!

NOTA AL PIE: Este post NO está patrocinado, ni pagado en absoluto por ninguna de las marcas mencionadas. Se trata de las marcas que me dieron mejor resultado y solo he querido dar sus nombres por si a alguien es de ayuda. Solo quería aclarar este punto.

tito en el sombrero de mama
Este es mi hermano con la peque, cómo me gusta esta foto!
Anuncios