No sé vosotros, pero al menos yo, con el primero, dominaba al dedillo las etapas  y fases de crecimiento y desarrollo que se han establecido, aparentemente, por común acuerdo. Que si ahora nos toca una crisis de crecimiento y de lactancia (a los tres meses), que si en nada vendrá ya la angustia de la separación (con nueve), que si estemos preparados para cuando lleguen los terribles dos años…  Siempre lista y siempre informada. Con la segunda, para cuando me doy cuenta, ya estoy inmersa en etapas conocidas y otras por conocer, algunas catalogadas y otras que desconozco si algún otro niño en la tierra ha pasado… Pero en cualquier caso, y de todas ellas, creo que merece una mención especial esos llamados “terribles dos años”.

Seguir leyendo “Con un par de… años!”

Anuncios