…Sin ser un experto en fotografía y teniendo una cámara medianita en casa. Ahora sí, el título está completo. Y si te sigue interesando el tema, este post es para ti!

No soy una profesional de la fotografía en absoluto, ni siquiera puedo considerarme una aceptable aficionada.  No solo no domino el aspecto más técnico de la fotografía (diafragma, luz, obturador…), sino que cuando estoy ante un paisaje increíble o viviendo algo emocionante, lo último en lo que pienso es en sacar una foto. Y no solo porque no la tenga presente, o porque me pueda “cortar el rollo” sino porque si hiciera una fotografía en ese momento sería con el objetivo de secuestrarlo, capturarlo, para después, poder recrearme en él… Y por buena que pudiera ser la fotografía, hay cosas que solo pueden vivirse en directo y primera persona,  que están destinadas a un lugar y momento concreto y que, en mi opinión (que estaría encantada de discutir con alguien que haya experimentado algo bien distinto, de veras lo digo!), son imposibles de perdurar, ni siquiera, a través de una imagen.

Sin embargo, con los retratos es distinto. Creo que un buen retrato sí consigue capturar para siempre algo, en este caso, una parte de la esencia de la persona fotografiada, de su carácter, de su manera de ser y estar en ese preciso momento, siempre y cuando se pulse el disparador en ese instante exacto e irrepetible. Es por eso que mis fotos preferidas cuando estamos de vacaciones o hacemos alguna salida, son los primeros planos de mis hijos. Y esas son las fotografías que más me gusta volver a mirar y las que considero que sí han conseguido capturar algo que fue único: ese momento en sus vidas a través de su expresión, de sus ojos.

Así que, sabiendo todo lo que me queda por aprender en materia de fotografía, y ahora que llega el buen tiempo y se acercan las vacaciones (qué optimista) quería dejaros unos consejos que he ido descubriendo para conseguir hacer fotos chulas a tus hijos, sin ser un experto y con una cámara no profesional:

  1. Fotografía al aire libre. La luz exterior es muy agradecida incluso con las cámaras de menor calidad. Para una buena foto de interior es imprescindible una cámara de calidad, pero una buena foto al aire libre puede conseguirse con las cámaras más modestas.
  2. Haz fotos por la tarde. Siempre, pero especialmente ahora (primavera, verano) que hay mucha más claridad. Verás que las fotos de la mañana tienen demasiada luz, se ven, siempre, con el fondo muy blanco, quedan quemadas. En cambio, por la tarde, la luz se suaviza y eso hace que la foto refleje mucho mejor, manteniendo los matices y de manera más fiel los colores.
  3. Intenta captar la Golden Hour. Ya puestos a ponernos exquisitos con el tema de la luz, si no tienes prisa, espera a ese momento dorado, en el que la luz del sol es oblicua. Lo pinta todo de oro, casi literalmente, y aporta una belleza única que realza cualquier imagen y retrato.
  4. El sol en el sol y la sombra en la sombra. Si el niño está en el sol, ponte tú también al sol; igual que si está en un lugar en sombra, ponte tú también bajo la misma luz. En resumen: que la luz que le dé al niño que fotografías sea la misma que dé a la cámara desde la que lo estás haciendo. Y por supuesto, si la foto se hace al sol, el sol siempre detrás del cámara, JAMÁS detrás del niño o niña que se fotografía, pues quedaría a contraluz.
  5. Cada día tiene 1 momento para la sesión de fotos. Y solo uno. Por eso, hay que llevar la cámara encima y ser muy hábil para encontrar ese momento, y solo en ese momento nos pondremos a hacer fotos a nuestros hijos. Estoy hablando de retratos, de primeros planos. No podemos pasarnos el día detrás de ellos disparando como locos con la idea de “de estas quinientas fotos, alguna seguro servirá”. Eso les agota a ellos y nos agota a nosotros. El momento retrato suele darse cuando pasamos, por ejemplo, un día entero fuera, de excursión. O de vacaciones. Estamos todo el día juntos, hay ratos de risas, de riñas, de lloros… De todo, en fin, pero llega ESE momento, el efímero momento RELAX en el que están tranquilos, como en un extraño estado de paz, ESE es el momento de sacar las fotos.
  6. Que estén entretenidos. Normalmente, lo veréis, ESE momento es el momento en el que ellos mismos empiezan a entretenerse solos con algo y se encierran un poco en su mundo. Muchas veces, algo que encuentran: un palo, una pechina, algún insecto…  Un truco si queremos “forzar” ese momento, es darles nosotros mismos ese ALGO para que se entretengan (de ese nivel hablamos: una piedra, una hoja de un árbol…). Es el mejor momento por dos motivos: primero, porque no nos prestan atención a nosotros con lo cual, podemos fotografiar con tranquilidad; y en segundo lugar (y no menos importante)¡¡¡¡¡¡¡¡ porque se están quietos!!!!!!!!!!!! (o un poquito menos movidos, según el caso ;)). A veces, el momento es cuando nos están hablando. Aunque entonces hay el riesgo de captar muecas, si conseguimos captar la expresión que tienen mientras nos explican eso tan importante, será una pasada.
  7. Solo cinco fotos, pero en distintos ángulos. Cuando los tenemos en posición (recordad, el tema de la luz: si ellos están al sol, nosotros también; y entretenidos) llega el momento de darle al disparador. No es recomendable hacer cuarenta, con cinco (o cuatro, o seis) son suficientes, pero sí es muy útil cambiar de perspectiva. Ellos no se tienen que mover, de hecho, no tenemos que interferir en nada en lo que están haciendo, pero nosotros podemos movernos. Y de hecho, es muy buena idea hacerlo. Porque aunque un ángulo nos parezca perfecto, cambiar de perspectiva a menudo nos aporta matices muy interesantes.
  8. Caras limpias. Si puede ser. Y si es imporante para vosotros o para el uso que le queréis dar a ese retrato. Si repaso las fotos de primeros planos que he hecho a mis hijos, los que considero los mejores, los pobres salen con moquitos, con migas de galleta alrededor de la boca, o sencillamente con la cara sucia. Y quizás no importa. Pero según para qué quieras aprovechar el retrato, una buena idea es sonar moquitos y pasar una toallita por la cara antes de ponerte a sacar fotos.

¡Espero que os sea útil y os dé ideas! Y si tenéis más tips para aportar (o si sois profesionales, os habéis partido de risa, y queréis decir la vuestra estaré encantada de que enriquezcáis este post!) Y os animo, ahora que queda menos para las vacaciones, que aprovechéis para hacerles alguna sesión, de estás, así, de diez minutitos y vosotros mismos, porque esto pasa muy rápido… Y estas fotos, cuando quedan bien, son un auténtico tesoro!

enelsombrerodemama retratosenelsombrerodemama retratos2enelsombrerodemama retratos4enelsombrerodemama retratos5enelsombrerodemama retratos7

Anuncios