Cuando llega el día de la primera velita es inevitable hacer, de algún modo u otro, algo parecido a un balance. Antes estas cosas se me daban bastante mejor, ahora, sumergida por completo en el momento presente sin tregua alguna, no soy capaz de encontrar el momento para parar, analizar y escribir algo que pueda estar a la altura de  esta ocasión. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de celebrar aquí también estos 366 días a tu lado, doce meses que nos sumamos a la espalda y en los que las hemos pasado de muchos colores pero siempre, desde el 29 de abril del pasado año, acompañados por tu luminosa alegría.

Seguir leyendo “Un año con tu alegría”