Buscar

En el sombrero de mamá

Crónicas de una mamá con sombrero

Categoría

Lugares a los que volver

La sal, tu sonrisa, tú y yo

Huele a sal. El mar está revoltoso, crispado. Zarandea la arena de la orilla dejando un largo rastro de espuma blanca en cada ola. El mar es el espejo de un cielo encapotado en el que se amontonan en desorden nubes y nubarrones de distintos grises. Una manita tira con fuerza de mis dedos y devuelve mis pensamientos a la arena húmeda.

“¿Corremos?”

Seguir leyendo “La sal, tu sonrisa, tú y yo”

Anuncios

Un domingo de esos

Hoy es uno de esos domingos, uno de esos que hacen de este día de la semana un anodino tránsito entre el radiante sábado y el lunes, gris. Un último domingo de julio en la ciudad, de calles silenciosas y calor sofocante en que las agujas del reloj avanzan perezosas y desganadas en su rutinario círculo. Un domingo de esos en los que, años atrás, me hubiera muerto del horror de verme donde estamos aquí y ahora.

Seguir leyendo “Un domingo de esos”

Castañas y otoño, un parón para coger aire

Como me ha pasado otras veces, este es un post que no tenía previsto y que se ha colado en enelsombrerodemama. Hace poco os hablaba de las diez maneras de cuidarse que quería aplicar para sobrevivir con éxito al corre corre del día, es decir, para poder vivirlo con plenitud y cierta pausa, disfrutando de todo lo bueno que nos trae, tratando de mantener las prisas y los estreses varios a raya. Pues como veis, hace un mes que lo escribí y este mes precisamente, el de la vuelta al cole, me ha puesto verdaderamente a prueba (el blog es solo una muestra, hacía mucho que no estaba un mes enterito parado!). Ha sido un mes intenso por el nuevo ritmo, la logística y cambios de logística, inesperados cambios laborales, primeras -itis de los niños (con sus urgencias, noches sin dormir, visitas a la pediatra… qué os voy a contar!) y también primeras bajas de los padres! En fin, resumiendo, que veníamos de un mes que no había dado tregua y que había dejado, al menos mis energías, a mínimos. Así que echando mano del decálogo mágico, de manera improvisada, el viernes a mediodía llamamos por teléfono a un hostal del que mi suegro nos había hablado bien y sin más, no plantábamos allí el sábado por la mañana. No pudo ser mejor decisión.

Seguir leyendo “Castañas y otoño, un parón para coger aire”

En un rincón de la provenza, cocina coreana

Con este post inauguro una nueva categoría que se llama “Lugares para volver” donde intentaré ir colgando esos lugares, parajes, locales y rincones que se convierten en parte de esa lista que todos elaboramos con sitios a los que, sabemos en cuanto los pisamos, nos va a apetecer mucho volver a acudir.

El primer lugar para volver se llama Koryo.

Se trata de un exquisito restaurante asiático situado en la calle Reus, cercano a la plaza Bonanova. Sirven comida japonesa y coreana. Lo hacen con esmero, delicadeza y un cariño por su gastronomía que transmiten y contagian convirtiendo la velada en un elegante viaje de los sentidos.

Este post no es sobre su cocina excelente ni sobre su historia (para ello os remito al post que le dedican en In the Mood for Food absolutamente preciso) sino sobre el maravilloso entorno que han creado para ello.

Koryo se enmarca en un rincón rústico y romántico, un espacio íntimo y cuidado hasta el detalle con mucha imaginación y mejor gusto. Dado que soy bastante profana en cuanto a cocina asiática se refiere y solo puedo decir que todo me pareció delicioso (especialmente la ternera fina a la plancha marinada con sala de soja), os dejo aquí unas imágenes de este precioso rincón de la Provenza desde el que viajar hasta una deliciosa y casera gastronomía asiática.

koryo 1koryo 2 koryo 3koryo 4IMG_1779IMG_1775

 

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑