Buscar

En el sombrero de mamá

Crónicas de una mamá con sombrero

Escoger colegio

A vosotros, con un niño en P2 a punto de dar el salto al colegio grande. A vosotros que tenéis un calendario en la cocina con las jornadas de puertas abiertas de todos los centros escolares del distrito. A vosotros que dedicáis vuestras cenas de pareja a hablar de pros y contras de las escuelas que consideráis como opciones. A vosotros que ya no habláis de otra cosa entre vosotros ni con la gente que os rodea. A vosotros que sentís una enorme presión por acertar ya que, en el fondo, intuís que una parte de la felicidad de vuestro hijo va a depender del colegio que escojáis. A vosotros que ya no sabéis si lo que os parece lo importante en la educación es lo importante, en realidad. A vosotros… Que hace un año por estas fechas éramos nosotros. A vosotros una breve reflexión sobre lo que es realmente importante en un colegio antes de volverse loco.

Seguir leyendo “Escoger colegio”

Anuncios

¿Dónde quedaron los sueños de mamá?

Este mes he cumplido 30 años.

Muy tranquila soplé yo mis velas con la paz de quien llega a clase con los deberes hechos. Inauguro los 30 casada con el hombre que quiero, con dos hijos maravillosos y un trabajo que me gusta. Así que este no va a ser el post de la treintañera que se plantea sentar cabeza, al menos en su sentido más convencional. Claramente, no.

Seguir leyendo “¿Dónde quedaron los sueños de mamá?”

“Todo lo que necesitas cabe en un auto”

El autor de estas declaraciones es el argentino Herman Zapp, viajero que desde hace 16 años está dando la vuelta al mundo en un coche del año 1928 junto con su mujer… y sus cuatro hijos. Durante este tiempo, han recorrido juntos los cinco continentes realizando, así, su sueño de viajar y conocer todos los rincones del planeta. Y lo han hecho sin más equipaje que el que un coche con seis pasajeros puede albergar, sin más equipaje que el necesario para vivir.

Seguir leyendo ““Todo lo que necesitas cabe en un auto””

Confesiones de una madre bombera

No sé si habréis oído alguna vez el término de padres bomberos. Desde que su significado llegó a mi conocimiento, supe dónde tenía que poner ese emoticono tan mono del WhatsApp en el que se ve una chica levantando una mano. Como muchas, imagino, yo también soy una madre bombera. Un padre o madre bombero se define por aquel que se pasa el día apagando fuegos, uno tras otro. Experto en el arte de la extinción, se caracteriza, también, por no detenerse a buscar el foco que originó las llamas, por un motivo muy sencillo: es más rápido y menos temerario sacar el extintor que adentrarse en las llamaradas para localizar el motivo del incendio. Más práctico, también. Más efectivo… Me reservo la respuesta.

Seguir leyendo “Confesiones de una madre bombera”

Navidad con sentido

Es imposible escapar al ambiente navideño. Las luces en la calle, los portales decorados con árboles,  los arreglos hechos de abeto y lazos rojos, con más o menos gracia, en todas las tiendas del barrio, los papanoeles, las cantadas de villancicos en los colegios, la fiebre por las compras (Dios mío, este año el Black Friday ha sido un auténtico bombardeo)… Se respira, un año más, una Navidad que tiene tantos adeptos como detractores y no pocos, que sin planteamiento alguno, o por costumbre, se ven cada año arrastrados por ella y por el consumismo que, fácilmente, y si no nos ponemos muy firmes para evitarlo, la acompaña. El día del Black Friday, al menos yo, toqué fondo. Sentía la imperiosa necesidad de comprar, tenía la sensación de que si no lo hacía, estaba perdiendo una oportunidad de única de descuentos excepcionales para los regalos navideños… A eso solo me faltó la lectura de un post de Pequeño Mus, “¿La magia de la Navidad está en que tres señores reyes repartan regalos a lo loco?”, para obligarme a parar y recordar cuál es el sentido de estas fechas, y sobre todo, vivir de manera consecuente a ello. Os recomiendo a todos hacerlo se llegue a la conclusión a la que se llegue. Esta es mi reflexión llevada a la práctica en nuestra familia para vivir una Navidad con sentido.

Seguir leyendo “Navidad con sentido”

Niños valientes

Valiente, libre, responsable y que sepa querer. Si a día de hoy alguien me preguntara qué quiero que sea mi hijo, esta sería mi respuesta. Y sería, además, por este orden. Voy a centrarme en el primer punto, la valentía. Como padres, no tardamos en darnos cuenta de que, poco a poco, vamos perdiendo control sobre el mundo de nuestro hijo. Me refiero a que, así como un padre está las 24 horas del día con un bebé y está presente, junto a él, cuando come, duerme,  juega con el hermano, en el parque, etcétera, desde el momento en que ese niño entra en la guardería, empieza a haber una parte de su vida que se le escapa. Y esa parte, con el tiempo, cada vez es más grande. Todos los padres buscamos lo mejor para nuestros hijos. Si estamos en el parque y vemos que un niño pega a nuestro hijo con saña intervendremos enseguida, por ejemplo.  También si vemos que se burlan de él. Pero, ¿qué podemos hacer cuando eso mismo, pasa en el recreo del colegio, detrás de una columna? ¿O simplemente en el parque, pero tras unos arbustos, y no nos damos cuenta? Sólo hay una manera en la que podemos intervenir: habiendo intervenido antes. Se trata de haberle dado a nuestro hijo  las herramientas y recursos suficientes para que, él solito, sea capaz de solucionar esa situación, siendo valiente.

Seguir leyendo “Niños valientes”

En bici con niños por la Vía Verde del Carrilet, Olot – Girona

La ruta del Carrilet de Girona es probablemente, la ruta de cicloturismo de Cataluña por excelencia. Este itinerario transcurre por las antiguas vías del tren que unía las comarcas de la Garrotxa con la del Gironès. La línea funcionó en su totalidad (desde Olot hasta Girona) entre 1911 y 1968. Mi suegro, por cierto, me explicó que aún recuerda haber subido en uno de sus vagones estando el tren en marcha. Una de las características de este transporte era la lentitud.

Seguir leyendo “En bici con niños por la Vía Verde del Carrilet, Olot – Girona”

Por los niños de Alepo

Quizás algunos las habéis visto. Circula por las redes un pequeño fotoreportaje con imágenes, durísimas, de los bombardeos en Alepo. Una selección de fotografías sobrecogedoras que quieren denunciar la invisibilidad en los medios de comunicación de un conflicto al que tristemente nos hemos acostumbrado, un drama que ha convertido la vida de familias enteras en una auténtica película de horror. Los protagonistas de la mayoría de esas imágenes son niños, niños pequeños, de apenas dos años de edad. Sus cuerpos sin vida, cubiertos de polvo blanco, yacen inertes entre los escombros o son cargados por los supervivientes como si de muñecos de trapo se tratara.

Seguir leyendo “Por los niños de Alepo”

Castañas y otoño, un parón para coger aire

Como me ha pasado otras veces, este es un post que no tenía previsto y que se ha colado en enelsombrerodemama. Hace poco os hablaba de las diez maneras de cuidarse que quería aplicar para sobrevivir con éxito al corre corre del día, es decir, para poder vivirlo con plenitud y cierta pausa, disfrutando de todo lo bueno que nos trae, tratando de mantener las prisas y los estreses varios a raya. Pues como veis, hace un mes que lo escribí y este mes precisamente, el de la vuelta al cole, me ha puesto verdaderamente a prueba (el blog es solo una muestra, hacía mucho que no estaba un mes enterito parado!). Ha sido un mes intenso por el nuevo ritmo, la logística y cambios de logística, inesperados cambios laborales, primeras -itis de los niños (con sus urgencias, noches sin dormir, visitas a la pediatra… qué os voy a contar!) y también primeras bajas de los padres! En fin, resumiendo, que veníamos de un mes que no había dado tregua y que había dejado, al menos mis energías, a mínimos. Así que echando mano del decálogo mágico, de manera improvisada, el viernes a mediodía llamamos por teléfono a un hostal del que mi suegro nos había hablado bien y sin más, no plantábamos allí el sábado por la mañana. No pudo ser mejor decisión.

Seguir leyendo “Castañas y otoño, un parón para coger aire”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑